Cada vez son más las marcas que comprenden la importancia de ir más allá de la venta de un producto o imagen. No basta solo con comunicar, hay que transmitir, y que mejor manera de conectar con tu público que compartiendo valores, opiniones, emociones….

No podemos afirmar que la publicidad convencional no sea efectiva, pero es indudable que el público es mucho más permeable y tiene mayor interés en un contenido que conecte con sus gustos de una forma más novedosa y natural.

El brand content permite a todo tipo de organizaciones o empresas adaptar la comunicación a su propio estilo, generando contenido y convirtiéndose en su propio medio. Lo importante es que lo que queramos transmitir cree un vínculo con nuestro público, que se consigue conectando con sus valores.

Internet ha permitido a las marcas explicar y transmitir historias de tal forma que ya es el mismo público el que quiere y tiene interés por la marca. Así el Brand content busca vincular los contenidos a la misma, para que estos se perciban de una forma mucho más orgánica.

Lo más importante es que cada marca encuentre su propio territorio, escuchando a la audiencia, yendo más allá de los datos.

La sociedad evoluciona, cambia, y si perseguimos el éxito, este reside en la adaptación y la escucha de nuestro público, creando identidad y aprovechando todos los recursos de los que disponemos.