En los últimos meses Facebook ha perdido su posición entre el top de las páginas más visitadas tras los escándalos sobre los datos de privacidad. Aunque las empresas siguen apostando por esta red social, los usuarios están más reticentes y están empezando a “congelar” sus actividades en la plataforma.

A lo largo de los años los usuarios han ido disminuyendo la actualización de sus estados, durante el 2014 el 50% de los usuarios lo habían actualizado, pero un año después solo fue el 35%. En 2016 ya no solo no actualizaban su estado, tampoco compartían links de otros medios y la información personal compartida había disminuido hasta el 21%.

Desde entonces Facebook ha intentado potenciar que se compartan más contenidos, usando plantillas de fondos de colores para añadir textos.

Pero el problema de Facebook no es solo desde el punto de vista creativo para fomentar contenidos, los consumidores no los comparten ni dan información porque están preocupados sobre los términos de privacidad (un 47% de los usuarios).

Esto se suma a los que sienten que pasan mucho tiempo en redes sociales (31%), a quienes no lo hacen por historias negativas escuchadas en los medios de comunicación (20%) o quienes sienten que los feed están sesgados a la izquierda (15%) o la derecha (12%).
Otras razones que dan los usuarios a no compartir contenidos es que no usan el servicio (11%) o que no les gusta (7%).

Fuente – puromarketing.com