A la hora de crear una estrategia de venta publicitaria en la televisión la clave siempre ha sido el prime time, el momento donde se concentran más espectadores y que gracias a ello se lograba los precios más altos. Era el punto más atractivo.

Sin embargo, en los últimos años el prime time ha entrado en crisis debido a dos razones: por el impacto de los hábitos de visionado de contenido y por el horario del prime time español.

El boom de los vídeos bajo demanda ha hecho que la televisión tradicional pierda relevancia, los consumidores ya no ven los contenidos de forma lineal, sino cuando ellos quieren. Y el prime time español se ha ido atrasando, mientras que en Europa empieza sobre las ocho de la tarde, en España comienza sobre las diez y media de la noche.

¿Tienen los televisores que cambiar su prime time o asumirlo?

Los últimos datos de audiencia apuntan a una tendencia emergente: los espectadores ya no ven los contenidos en televisión cunado los ofrecen, sino también a la carta.

Las televisiones mueven teclas para impulsar sus productos, la importante es fidelizar a la audiencia y se conviertan en fans.

Fuente: puromarketing