El consumo de televisión lineal continúa reuniendo a la mayor parte de los espectadores en nuestro país: supone todavía un 96% del consumo.

Es una realidad que, en los últimos años, estamos experimentando todo un fenómeno en cuanto al auge de televisiones privadas y nuevas ventanas y plataformas para consumir contenidos, que aglutinan cada vez a mayor número de espectadores.

Solo entre 2017 y 2019, dicho consumo ha aumentado en un 20%, especialmente entre las personas menores de 45 años, que demuestran ser mucho más cercanas a estos nuevos hábitos de visualización de contenidos. Se trata de una tendencia que, de momento, no parece que vaya a detener su crecimiento.

Cada vez son más los hogares españoles (87%) con capacidad para ver contenido en diferido y un 48% de ellos tiene contratada alguna televisión de pago.

Sin embargo, y en contra de lo que puede parecer, el consumo masivo de televisión continúa en la TV lineal. Y es que de los 214 minutos que cada español ve la TV de media al día, solo 7 minutos son en diferido. Unas estadísticas totalmente abrumadoras. 

Falta por ver como continúa evolucionando el sector en próximos años, así como las tendencias de los espectadores ante tal oferta de contenidos y las diferentes maneras de consumirlos.

 

Fuente: GECA