La película “Padre no hay más que uno” de Santiago Segura se ha consolidado como el verdadero éxito del verano.

Las buenas noticias se van sucediendo alrededor de esta agradable comedia, que si bien ya se convirtió en el mejor estreno español en su primera semana de exhibición, con el tiempo ha seguido consolidando su buena acogida y añadiendo nuevos logros, como ser la película española más vista de 2019 o haber superado ya los dos millones de espectadores.

Pero es que el boca a boca está siendo, sin duda, su mejor arma. Después de 7 semanas en taquilla ha conseguido su mejor ranking como segunda película más vista de nuestro país, únicamente por detrás de “It 2”.

Y es que si nos centramos en opiniones vertidas por los espectadores a través de comentarios y tweets, cabe destacar un sentir general muy positivo: la audiencia sale contenta del cine y queda gratamente sorprendida por el resultado. Hablan de la cantidad de gags divertidos, de una película amena, de lo necesario de tener más películas así, del tiempo que hacía que no se reían tanto en un cine… e incluso destacan que la película es muy bien recibida también por los más pequeños.

Con todo ello, parece que Santiago ha dado en el clavo, una película que gusta a todos los públicos, para ver en familia y que deja muy buen sabor de boca.

Cabe destacar también el gran papel de los pequeños protagonistas de la película (Martina D’Antiochia, Calma Segura, Luna Fulgencio, Carlos Martínez y Sirena Segura), que soportan con acierto el gran peso argumental de la familia, con actuaciones naturales y creíbles, dando a sus personajes un toque muy personal.

Todo ello ha tenido una rápida reacción también por parte del propio Santiago Segura, confirmando que, tanto él como su equipo, ya se han puesto manos a la obra para grabar el próximo invierno la segunda parte, que veremos en cines en 2020 y que ya esperamos con muchas ganas.

Desde Alternativa, estamos muy contentos de haber participado en esta producción, de haber compartido muy buenos momentos con el equipo y de haber podido aportar nuestro granito de arena, junto con nuestras marcas, para seguir apoyando a la financiación del cine español.

Está claro que el product placement tiene ese punto arriesgado como marca de sumarte a un proyecto que se va a exponer al público y cuyo resultado es una incógnita, pero sin duda, cuando sale cara, se trata de todo un caballo ganador.