En la red puedes encontrar muchos perfiles de influencers… ¿pero son todos iguales?

Las categorías de los influencers no son rígidas, es posible que un mismo influencer pertenezca a una o dos categorías, dependiendo de la acción de marketing que esté llevando a cabo o la marca con la que colabore. Los influencers experimentan una evolución en sus propios contenidos, puede que en un inicio prescriba marcas de manera voluntaria, y que, al mejorar su reputación, solo realice acciones pagadas.

Las tipologías más comunes para la clasificación de los influencers son:

-INFLUENCERS VIP:

Son famosos o celebrities de distintos sectores (arte, cine, deporte, cultura…) que en algún momento hacen alguna colaboración con una marca. Son unos perfiles que tienen cientos de miles de seguidores, por lo que sus participaciones en campañas llegaran a un público muy amplio.

-COMUNICADORES:

Son los bloggers, Youtubers e Instagramers, gente buena comunicando y han desarrollado reconocimiento en algún tema. Los comunicadores suelen hablar de marcas con las que tienen algún acuerdo comercial.

-LIDERES DE OPINIÓN:

Es alguien especializado en un sector, con muy buena reputación y reconocimiento del público. Ejerce una gran influencia en su comunidad y suele recomendar marcas y productos sin que la marca se lo pida, sus recomendaciones suelen producirse en el contexto de su sector con intención de mejorar o hacer la vida de la gente más fácil.

-AVENTUREROS:

Exploran la red en busca de tendencias e ideas, y al descubrir marcas las prescriben voluntariamente. En muchos casos, este tipo de influencer, al perfeccionar su técnica termina convirtiéndose en influencer comunicador.

-REVIEWERS:

Buscan probar productos y luego dar su opinión explicando su experiencia.

-REPORTEROS:

Es un tipo de influencer comunicador pero que tiene una colaboración fija con una marca y pone a sus seguidores al día de las novedades de la marca.