Llevamos meses, incluso años, con el teletrabajo como uno de los temas más de moda en el mundo laboral. Normalmente, hablando de él desde un punto de vista de sociedad desarrollada y moderna, que permita lidiar las necesidades personales con el mundo laboral.

El teletrabajo, básicamente, consiste en desarrollar la actividad laboral a distancia, en continuo contacto con el centro de trabajo. Pensado para aquellos casos donde permite (o incluso mejora) el perfecto desarrollo de dichas actividades.

Cumplimos ya 20 días desde que el Gobierno decretó el estado de alarma, ya con toda actividad económica no imprescindible parada y desarrollándose desde casa. El teletrabajo ha pasado de ser una especie de objetivo poco asumible para muchos, a tener que convertirse en realidad de la noche a la mañana. ¿Estábamos preparados?

Tecnológicamente parece que sí: se ha doblado el tráfico de Internet, se ha multiplicado por cuatro el de aplicaciones de teletrabajo, por ocho el uso de WhatApp y por tres el de videojuegos… unos picos de consumo tecnológico sobre el que las compañías están sabiendo responder.

Y es que el lema #QuédateEnCasa se ha convertido en el motor principal de nuestra vida, sembrando un reto tecnológico y humano sin precedentes con un único objetivo: que el coronavirus afecte lo menos posible al día a día de la actividad de las empresas.

Son muchos los consejos y recetas que se están publicando estos días para sacar el mayor partido a nuestra actividad laboral desde casa:

Dedicar un espacio físico al trabajo (construir una especie de oficina), marcas un ritmo, unas pautas y unas costumbres a partir del conocimiento personal, vestirse casi como si se acudiera a la oficina, agendar y organizar las tareas, reducir las distracciones…todo ello con el fin de acompañar la palabra teletrabajo de eficacia y eficiencia.

Resulta complicado todavía sacar conclusiones de lo apropiado o no de esta etapa laboral en la que se encuentra España, lo que sí es seguro es que después de esta experiencia, a modo de simulacro forzado, el coronavirus marcará un antes y un después en el desarrollo del teletrabajo en nuestro país.

#QuédateEnCasa #Teletrabajando #JuntosLoConseguiremos