Vivimos nuevos tiempos en el mundo de los contenidos en televisión. Si en su día fue una revolución la aparición de un sinfín de canales que aumentaban la oferta en la televisión lineal, provocando una mayor disgregación de la audiencia, ahora estamos viviendo algo parecido con el auge de las plataformas de pago, que ofrecen una nueva manera de consumo, especialmente en series.

Todo ello nos lleva a una diversificación de las audiencias, principalmente en el caso de las series de ficción, esta fórmula de consumo influyen a las marcas, claro, a la hora de plantearse formar parte de ellas y elegir.

Frente a esta realidad, encontramos otra ventana donde la situación es inversa, con unos alicientes y unos beneficios mucho mayores que antaño para la integración de marcas: el cine. Observamos que:

  • Las  libertades y posibilidades de integración son más creativas.
  • Ganamos en visibilidad ya que en cine es más cualitativo, mayor atención y prestigio (cultura).
  • Los tiempos de explotación y visibilidad en los desktop es mucho más corta.
  • Contamos con emisión en plataformas de pago cada vez con mayor consumo.
  • Mantenemos la emisión en el Prime Time de TV con (tiempos de rodaje -emisión cada vez más similares a las series).
  • Ganamos en audiencia total.

Un ejemplo son películas, como “Perdiendo el Norte” o “Villaviciosa de al lado”, acumulan ya más de 7 y 5 millones de espectadores entre cine y TV (¡sin datos de audiencia en plataformas de pago!). Y lo que esperamos de “Padre no hay más que uno”, con 2,5 millones de espectadores solo en la ventana cine.

Coca-Cola, Telepizza, Asics, BMW son algunas de las marcas que apostaron por este formato publicitario y obtuvieron un refuerzo de sus posicionamientos, trasmitiendo liderazgo, llegando a su público objetivo a través de las emociones que provocan las historias .    

Desde Alternativa seguiremos formando parte de esta industria cambiante y apasionante, y seguiremos explicando como van evolucionando el consumo de contenidos, tan cambiante en los últimos tiempos.